Granizo

¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo! Un minuto…es sólo granizo. Esas pepitas duras y congeladas se forman cuando las gotas de agua pasan a través de un cinturón de aire frío en su recorrido a la tierra. El aire frío provoca que las gotas se conviertan en pequeños bloques de hielo. En general, el granizo daña bienes, vehículos (¿recuerda todas esas “Ventas de granizo” de su distribuidor local?) y cultivos; más de $1 mil millones en pérdidas cada año. De hecho, la tormenta eléctrica que ocasionó más pérdidas en la historia de los EE.UU. sacudió a Fort Worth en 1995. Considerando el hecho de que pueden caer grandes piedras a velocidades superiores a 100 mph, es importante que cubra su cabeza y sepa qué hacer cuando se presente una tormenta de granizo.

 

Consejos Útiles Sobre Tormentas de Granizo:

  • Si las condiciones están dadas para que se produzca una tormenta, traslade automóviles, botes, vehículos recreativos (RVs), muebles de jardín y patio hacia 
un área cubierta.
  • Durante una tormenta, busque refugio. El granizo, sin importar su tamaño, puede ser peligroso más aún en presencia de vientos fuertes.
  • Las superficies pueden volverse resbaladizas, por lo que debe ser cuidadoso si permanece en el exterior.
  • Cuando conduzca hacia una tormenta de granizo, encuentre un lugar seguro para estacionar y ubicar su automóvil de manera que el granizo impacte sobre el parabrisas. El vidrio de seguridad lo protegerá. El granizo podría romper el vidrio 
de otras ventanillas.

 

FUENTE: Nature’s Most Violent Storms, A Preparedness Guide, USDC, NOAA, NWS 

 

 

¡Ay!  


El granizo más grande del que se tiene registros pesaba más de 1,6 libras y medía 5,67 pulgadas.

 

¿Recuerda el tornado devastador que azotó Fort Worth y Arlington en marzo de 2000? Cinco personas fallecieron; dos por el tornado, una por un impacto de granizo y dos por inundaciones repentinas. 

 

El 5 de mayo de 1995, una tormenta eléctrica intensa se propagó delante de una línea de fuertes ráfagas en Fort Worth e hirió a más de 100 personas. Los automóviles recibieron impactos de granizo del tamaño de pomelos, la vegetación fue totalmente despojada de árboles y arbustos y el nivel de lluvias alcanzó tres pulgadas en treinta minutos, lo que provocó una inundación repentina masiva. La tormenta ocasionó pérdidas por miles de millones de dólares, una cifra reservada sólo a daños graves derivados de huracanes. Así este acontecimiento resultó ser el más costoso de la historia de los EE.UU.