Emergencia Nuclear/Radiológica

"Nuclear” no es una palabra que en sí misma cause temor. De hecho, la energía nuclear de plantas como Comanche Peak, cercana a Glen Rose, genera más del 15% de la electricidad utilizada en los Estados Unidos. Una emergencia nuclear o radiológica casi siempre será la consecuencia de un accidente. Sin embargo, es posible que un país hostil utilice un arma nuclear o que un grupo de terroristas arrojen una “bomba sucia”.

 

Preparación para Emergencias Nucleares/Radiológicas:

  • Si usted vive cerca de una central nuclear, como Comanche Peak, preste atención al sistema de sirenas de advertencia que lo alertarán acerca de un problema.
  • En caso de un derrame o un ataque nuclear, determine cómo puede minimizar su exposición a material radiactivo.

 

 

Piense en:

  • Tiempo: Los materiales radiactivos se vuelven menos radioactivos a medida que transcurre el tiempo. Minimizar la duración de su exposición minimiza el riesgo.
  • Distancia: Genere la mayor distancia posible entre usted y la fuente de la radiación.
  • Protección: Coloque tanto material grueso entre su cuerpo y la radiación como sea posible. Trate de permanecer en el interior.