Emergencia de 9-1-1

Emergencia de 9-1-1

Enséñeles a los Niños Cómo y Cuándo Llamar

Puede que enseñarle a su hijo cómo utilizar el 9-1-1 sea una de las lecciones más sencillas e importantes que le dé. El llevar a cabo simulaciones es una manera estupenda de tratar con varias posibles situaciones de emergencia y darle a su hijo la confianza que necesita para enfrentarse a ellas. En el caso de los niños pequeños, puede que también ayude hablar de quién son los operarios de emergencias y qué tipo de cosas hacen. Recuerde: aprender lo que es una emergencia se aprende al mismo tiempo que lo que no es una emergencia. Aún así, enséñele a su hijo que si no está seguro y no hay adultos a su alrededor, debe siempre llamar. Vale más asegurarse.

 

Cómo Utilizar el 9-1-1
Aunque la mayoría de las llamadas al 9-1-1 se rastrean, es importante que su hijo haya memorizado su dirección y el número de teléfono (escriba su número de teléfono, dirección, e instrucciones básicas para llegar a su casa en un papel y ponga la información cerca de todos los teléfonos de la casa en caso de que se necesite). Practique algunas de las preguntas que vaya a preguntar el operador, incluyendo:

  • De dónde llamas? (¿Dónde vives?)
  • ¿Qué tipo de emergencia es ésta?
  • ¿Quién necesita ayuda?
  • ¿Está despierta y respirando esa persona?


Explíquele a su hijo que es normal estar asustado en una emergencia, pero que es importante permanecer calmado, hablar lentamente, y darle el mayor número de detalles posible al operador. Si su hijo es suficientemente mayor como para entenderlo, explíquele también que es posible que el despachador de emergencia le dé instrucciones de primeros auxilios antes de que lleguen los operarios de emergencia. Asegúrese de que su hijo entiende que no debe colgar hasta que la persona con la que está hablando le diga que puede hacerlo.

 

Más Sugerencias de Seguridad

  • Explique la importancia de apretar el botón del uno dos veces en vez de buscar un botón de 11 inexistente.
  • Eduque a los niños acerca de la diferencia entre llamar al 9-1-1 y el 9/11 (11 de septiembre de 2001).
  • Asegúrese de que su hijo entiende que llamar al 911 de broma es un crimen en muchos lugares.
  • Asegúrese de que el número de su casa pueda verse claramente desde la calle, para que la policía, los bomberos, o las ambulancias puedan localizar su dirección con facilidad.
  • Si vive en un edificio de apartamentos, asegúrese de que su hijo sabe el número del apartamento y el piso donde vive.
  • Si tiene un abuelo o persona de edad avanzada con una condición médica viviendo en su casa, hable de las emergencias específicas que pueden ocurrir y cómo reconocerlas.
  • Tenga a mano un botiquín de primeros auxilios y asegúrese de que su hijo y las niñeras sepan dónde encontrarlo. Cuando el niño sea lo suficientemente mayor, enséñele los primeros auxilios básicos.