Volver a Casa

Volver a casa puede ser un desafío tanto físico como mental. Por sobre todas las cosas, sea cuidadoso:

  • Lleve siempre con usted una radio a pilas para poder enterarse de los mensajes de emergencia más recientes y de los informes de noticias.
  • Utilice una linterna con pilas para inspeccionar las viviendas que hayan sufrido daños. Nota: la linterna debe encenderse antes de ingresar – las pilas pueden generar chispas que pueden encender pérdidas de gas, si las hubiera.
  • Tenga cuidado con los animales, en especial las serpientes venenosas. Utilice un palo para inspeccionar los escombros.
  • Tenga cuidado con los animales salvajes y otros tipos de animales.
  • Utilice el teléfono sólo para informar emergencias que supongan peligro de muerte.
  • No salga a las calles. Si debe hacerlo, sea cuidadoso con los objetos y los cables eléctricos caídos, las paredes, los puentes, las carreteras y las aceras 
que presenten daños.

 

Antes de ingresar a su hogar:

  • Compruebe el exterior de la casa para ver si hay cables de electricidad sueltos, pérdidas de gas y daños estructurales.
  • En caso de dudas acerca de la seguridad, solicítele a un inspector de edificios o ingeniero calificado que verifique el estado antes de ingresar.
  • No ingrese si:
     - Siente olor a gas.
     - El edificio aún está inundado.
     - Un incendio dañó su vivienda y las autoridades aún no la declararon segura.

 

Al ingresar a su hogar: 

  • Entre con cuidado y compruebe los daños. Sea cauteloso con tablas sueltos 
y pisos resbaladizos.
  • Si siente olor a gas u oye ruidos sibilantes o de resoplo, abra alguna ventana y abandone de inmediato el lugar. Cierre la llave de paso principal de gas desde el exterior y llame a la empresa de gas.
  • Si observa chispas o cables rotos o pelados, compruebe el funcionamiento del sistema eléctrico. De ser posible, corte la electricidad desde la caja de fusibles principal o el disyuntor automático.
  • Si observa grietas en el techo, los cimientos y la chimenea o si el edificio parece estar a punto de derrumbarse, abandone de inmediato el lugar.
  • Si los electrodomésticos están mojados, corte la electricidad desde la caja de fusibles principal o el disyuntor automático. Luego, desconecte los electrodomésticos 
y déjelos secar.
  • Si se dañaron las cañerías, cierre la llave de paso principal de agua. Solicite información a las autoridades locales antes de utilizar el agua. Extraiga agua de los pozos y haga que las autoridades la sometan a prueba.
  • Arroje toda la comida y demás suministros que sospeche que puedan haberse contaminado o entrado en contacto con agua de inundación.
  • Si se le inundó el sótano, drénelo gradualmente (aproximadamente un tercio del agua cada día) para evitar daños.
  • Al abrir armarios, tenga cuidado con los objetos que puedan caer.
  • Limpie los derrames de productos químicos domésticos. Desinfecte todos los objetos que puedan recuperarse de la contaminación con aguas residuales, bacterias o productos químicos.
  • Llame a su agente de seguros. Tome fotografías de los daños. Lleve un registro adecuado de los costos de reparación y limpieza.  

 

 

Visite www.fema.gov o consulte la sección de recursos locales en la página 16, “Actúe”, para obtener una lista de recursos 
de reconstrucción.

 

Ayuda para Catástrofes

Las personas y familias pueden obtener ayuda directa de diversas organizaciones, que incluyen:

  • Organizaciones sin fines de lucro
  • Organizaciones religiosas
  • El gobierno local
  • El gobierno estatal  

 

En la mayoría de las catástrofes graves, se solicita, además, que el gobierno federal ayude a las personas y familias con una vivienda temporal, asesoramiento (para superar el trauma provocado por la catástrofe), préstamos con bajos intereses y subvenciones y otro tipos de ayuda. El gobierno federal también tiene programas para ayudar a pequeñas empresas y a los granjeros.

 

La carga emocional que traen las catástrofes puede ser, algunas veces, más devastadora que las dificultades económicas de los daños y de la pérdida del hogar, los negocios o los bienes personales. 

 


Si su propiedad sufriera daños durante una catástrofe, puede solicitar subvenciones y asistencia. Para encontrar una lista completa de recursos, visite www.fema.gov

 

Fuente: Fema.gov

 

Casas en ruinas

 

Intente tener en cuenta lo siguiente:

  • Todos los que ven o experimentan una catástrofe se ven afectados de alguna manera.
  • Es normal sentirse ansioso sobre su propia seguridad y la de su familia y buenos amigos.
  • La tristeza profunda, la pena y la ira son reacciones normales ante sucesos anormales.
  • Admitir sus sentimientos lo ayudará a recuperarse.
  • Concentrarse en sus fortalezas y capacidades lo ayudará a sanar.
  • Aceptar ayuda de los programas y recursos comunitarios resulta saludable.
  • Cada persona tiene distintas necesidades y formas de enfrentarse a ellas.
  • Es común sentir deseos de venganza respecto de aquellos que le causaron gran dolor.

 

Signos de que un adulto puede requerir consejo profesional a causa de haber sufrido una crisis:

  • Dificultades de comunicar sus pensamientos
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Dificultades para mantener el equilibrio en la vida
  • Se siente frustrado con facilidad
  • Aumenta el consumo de drogas/alcohol
  • Dificultades para concentrarse
  • Su rendimiento laboral es bajo
  • Sufre dolores de cabeza/problemas estomacales
  • Estrechamiento concéntrico del campo visual/problemas de audición
  • Resfriados o síntomas seudogripales
  • Desorientación o confusión
  • Dificultades para concentrarse
  • No querer salir de su casa
  • Depresión o tristeza
  • Desesperación
  • Cambios de estado de ánimo y ataques repentinos de llanto
  • Sentimiento de culpa abrumador e inseguridad
  • Temor a las multitudes, a los extraños o a estar solo

 

Póngase en contacto con las organizaciones religiosas, las agencias de voluntarios o los consejeros profesionales locales para recibir asesoramiento. Además, es posible que FEMA y los gobiernos estatales y locales de la zona afectada brinden el asesoramiento de profesionales especializados en crisis.

 

Los niños pueden ser particularmente vulnerables después de una catástrofe. Aprenda cómo ayudarlos a enfrentar la situación en www.fema.gov.

 

Las páginas para niños “KnoWhat2Do’s” también les enseñan los peligros a los niños y les presentan el kit de emergencias, ejercicios y planes familiares de manera no alarmante. Cuando los niños están familiarizados con lo que puede ocurrir y con los planes para poner en práctica la recuperación, se sienten más protegidos.  Visite http://www.fema.gov/rebuild/recover/cope_child.shtm junto con sus hijos.

 

El presente documento se redactó en virtud de una subvención de la Dirección de Programas de Subvenciones de la Agencia Federal de Control de Emergencias (GDP/FEMA) dentro del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. Los puntos de vista u opiniones expresados en el presente son los de los autores y no necesariamente representan la posición o políticas oficiales de la GPD/FEMA o el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU.