Recuperación Después de
la Catástrofe

Recuperar la esperanza

En general, recuperarse de una catástrofe es un proceso gradual. Las víctimas de los ataques del 9/11, el tornado de Fort Worth/Arlington y el huracán Katrina son testigos de que volver a casa, a la comunidad y reanudar la vida normal llevan tiempo. Inmediatamente después de una emergencia, la seguridad es un tema fundamental. El bienestar físico y mental seguirá siendo una preocupación por algún tiempo después de la catástrofe. Es importante saber cómo obtener ayuda local y nacional para que el proceso de recuperación sea más rápido y menos estresante.

 

Visite www.fema.org y consulte la sección de recursos locales en la página 16, “Actúe” para obtener información sobre cómo recuperarse de catástrofes específicos, como los tornados, las inundaciones repentinas y las condiciones climáticas invernales.

 

Vehiculos de rescate

 

Normas de Salud y Seguridad

La salud y la seguridad de su familia deben ser su prioridad después de una catástrofe:

  • Compruebe si existen lesiones.
  • No intente mover a nadie que haya sufrido lesiones graves a menos que corra peligro inmediato de muerte o de sufrir lesiones aún más graves.
  • Si debe mover a una persona inconsciente, estabilice primero la nuca y la espalda y luego pida ayuda inmediata.

Asegúrese de no hacer esfuerzos excesivos después de una emergencia:

  • Sea consciente de su agotamiento. Descanse lo suficiente.
  • No intente hacer demasiadas cosas a la vez. Establezca prioridades y 
regule sus esfuerzos.
  • Beba grandes cantidades de agua limpia y aliméntese bien.
  • Use guantes y botas de trabajo resistentes.
  • Al trabajar entre escombros, lávese bien las manos con agua limpia y jabón.  

Manténgase al tanto de los nuevos problemas de seguridad provocados por la catástrofe:

  • Tome precaución respecto de las carreteras erosionadas por el agua, los edificios contaminados, el agua contaminada, las pérdidas de gas, los cristales rotos, el cableado eléctrico dañado y los pisos resbaladizos.
  • Informe a las autoridades locales acerca de los problemas de salud y seguridad, incluidos derrames químicos, cables eléctricos caídos, carreteras erosionadas por el agua, aislamientos en llamas y animales muertos.